Cómo puede ayudarte un enfoque equilibrado para lograr tus metas de nutrición y condición física

Por Susan Bowerman, M.S., R.D., C.S.S.D., DF.A.N.D. Directora, Capacitación sobre la Nutrición de Herbalife
12 de enero, 2016

Con un 2016 delante de nosotros, es normal que enero sea el momento para establecer tus metas. De cierta manera, el año nuevo es una oportunidad para descubrir al nuevo tú, especialmente cuando se trata del mantenimiento de peso, las opciones alimenticias que tomas, cuánto ejercicio hacer y cómo cuidar de la piel. La clave para un éxito duradero es el equilibrio. Un enfoque equilibrado para la nutrición y el estilo de vida puede ayudarte a aumentar la probabilidad de continuar con los cambios positivos a largo plazo. Durante todo enero en IAmHerbalife.com, nuestras expertas te ayudarán a encontrar el equilibrio en lo que comes, cuánto ejercitas y cómo mantienes la salud de la piel.

Dieta balanceada

Para la mayoría de las personas, una dieta balanceada es aquella que proporciona al cuerpo las proporciones adecuadas de distintos tipos de comidas para suministrar al cuerpo los nutrientes necesarios. En términos sencillos, una dieta balanceada es la que proporciona cantidades adecuadas de proteína magra, buenas fuentes de carbohidratos y una cantidad razonable de buenas fuentes de grasa.

Pero existe el otro lado de la nutrición equilibrada y eso es el concepto del equilibrio en calorías. Cuando tienes un equilibrio en calorías, significa que las calorías que consumes (calorías que entran) son el equivalente aproximado de las calorías que quemas (calorías que salen), y el peso se mantendría relativamente estable.

Tendrás que inclinar la balanza según tus metas. Si estás tratando de perder peso, querrás consumir menos calorías de las que quemas. Aquellos que tratan de aumentar peso deberán inclinar la balanza en la dirección opuesta. Sin embargo, si inclinas la balanza a favor de las calorías, tu equilibrio nutricional deberá mantenerse constante. Sin importar cuántas ‘calorías de consumo’ permites al día, úsalas de manera inteligente con un equilibro saludable de proteínas, carbohidratos y grasa.

Para poder lucir y sentirte de lo mejor, el cuerpo necesita una mezcla compleja de nutrientes. No sólo necesitas de las cantidades adecuadas de proteína, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales, sino que también necesitas consumir suficientes líquidos para mantenerte hidratado, así como de una buena dosis de fibra. Esto es un gran requisito, y hasta al comensal más cuidadoso se le podría dificultar cumplir con las metas de estos nutrientes cada día.

Ejercicios equilibrados

De acuerdo a Samantha Clayton, Directora Sénior de Educación Física Mundial, el ejercicio con un enfoque estructurado y equilibrado te da la oportunidad de aumentar tu sentido general de bienestar, mejorar tu equilibrio y reforzar tu confianza corporal. “Una rutina de ejercicios bien equilibrada, combinada con un plan alimenticio saludable y bien equilibrado, pueden ayudarte a lograr resultados óptimos de composición corporal”, dice Clayton. Existen varias adaptaciones físicas que suceden en el cuerpo como resultado al realizar actividades físicas regularmente y al seguir una dieta saludable, tal como pérdida de peso, mejora en tonificación muscular o alcanzar un nivel cardiovascular y físico mejorado, según Clayton. El encontrar una manera para equilibrar los cuatro componentes esenciales de un plan físico completo puede ayudarte a maximizar el tiempo que usas para ejercitar. Incluye lo siguiente en tu ejercicio semanal:

  • Estiramiento: El estiramiento a base regular puede ayudarte a estar más consciente de tu postura y obtener confianza corporal.
  • Cardio: La participación en actividades cardiovasculares es bueno para el corazón y grandioso para quemar calorías en exceso.
  • Fuerza: Cuando incorporas un entrenamiento con resistencia en tu rutina, puedes perder grasa corporal en exceso y aumentar la masa muscular magra, lo que ayuda al cuerpo a ser más eficiente para quemar calorías.
  • Resistencia: Una participación regular en actividades físicas prolongadas puede mejorar la fortaleza muscular y aumentar tu nivel de resistencia en general.

Equilibrio en la Nutrición Externa

El equilibrio del pH en la piel tiene un impacto en la salud y apariencia de la piel. El pH se refiere al potencial de hidrógeno y es la medida de acidez o alcalinidad. Jacquie Carter, Directora de Educación y Capacitación Mundial de Nutrición Externa, dice que la piel con un pH equilibrado contiene un equilibrio de acidez y alcalinidad. “La piel luce saludable, con un buen equilibrio humectante, luce tersa y posee un brillo joven. Una piel con demasiada alcalina puede lucir reseca, hinchada y manchada”, dice Carter.

“Por otro lado, los niveles bajos de pH en la piel indican acidez y pueden producir a una piel grasosa, con rojez e irritación. Si la piel no luce bien es posible que sea por el equilibrio del pH. Este desequilibrio puede ser resultado de una dieta mala, el estrés, el cigarrillo, la falta de ejercicio, un régimen inadecuado de cuidado de la piel y más”, dice Carter.

Por eso, ¿qué puedes hacer para promover la salud de la piel? Según Carter, lávate la cara con un limpiador facial que esté diseñado para tu tipo de piel. A diferencia de la mayoría de jabones en barra, la mayoría de los limpiadores específicos para la piel descomponen la suciedad y el aceite, pero no afectan el equilibrio de pH en la piel. Al realizar unos cuantos ajustes en tu estilo de vida, puedes ofrecer un equilibrio de pH en la piel, ya que todos nos esforzamos por tener una piel saludable y equilibrada.

Deja un comentario